Interés general
Ginecología
Ginecología Inf.Juv.
Obstetricia
Clinica Médica
Nutrición
Salud Mental
Dermatología
 
Columna del Dr. José María Méndez Ribas |
Médico Ginecólogo |

La hormona masculina en la mujer y su relación
con la masa muscular y el deseo sexual

 

¿Es posible que la mujer tenga hormona masculina? Efectivamente tanto el ovario como la glándula suprarenal producen normalmente testosterona  que en niveles adecuados se ocupan de importantes funciones fisiológicas: formación del vello corporal, especialmente axilar y pubiano, secreción sudorípara y sebácea,  crecimiento y mantenimiento de la masa muscular y es responsable de producir y mantener nada menos que la libido y el deseo sexual ¡vaya si es importante!

Por eso su exceso puede producir exagerado crecimiento del pelo corporal que generalmente se acompaña de trastornos menstruales y debe ser tratado. Por el contrario su defecto, especialmente en el período pos menopáusico por cese del funcionamiento ovárico originará flacidez muscular y pérdida progresiva del deseo sexual. Ampliaremos estos conceptos:

Los músculos constituyen el aparato orgánico mas grande y extenso del cuerpo humano y en general no le prestamos la debida atención e importancia que tiene para su correcto mantenimiento. Con los movimientos de la vida diaria alcanzamos a utilizar solo la mitad de toda la masa muscular que tenemos y cuando se llega aproximadamente a la tercera edad (60 años) ya habremos perdido el tonismo de la mayoría de ellos. Debemos saber que un músculo bien desarrollado nos asegurará huesos y articulaciones sanos, lo que traerá aparejado una buena postura corporal y prevención de múltiples dolores motivados por un cuerpo que se fue descompensando. Cuando las fibras musculares se van perdiendo la grasa ocupa su lugar  y así lentamente vamos ganando sobrepeso ya que el músculo en actividad consume el doble de calorías que el tejido adiposo. De esta manera con una masa muscular bien desarrollada y comiendo normalmente mantendremos sin dificultad nuestro peso corporal muy estable sin necesidad de sacrificios dietarios.

Con estos conceptos queda claro de la importancia del ejercicio asesorado por un buen profesor de educación física para que nos indique un programa de actividades que debe ser regular y adecuado a nuestra edad y contextura corporal. Esta demostrado que el músculo que se redujo por el sedentarismo con el ejercicio vuelve a su tamaño anterior e incluso lo supera independientemente de los niveles hormonales. Esto nos asegurará una muy buena salud después de los 50 años y una senectud  activa y participativa. Agregamos que el calcio y el magnesio son 2 minerales imprescindibles para una buena contractibilidad muscular y sus buenos niveles en sangre ayudaran a evitar los molestos calambres nocturnos y mantener bien el tonismo muscular.

Si bien la pérdida del deseo sexual es multifactorial y merece una completa investigación clínica, también la disminución de la testosterona es una importante causa de ello. El médico puede hoy medir los niveles de esta hormona en sangre y ante su franca disminución indicar la reposición hormonal correspondiente de la cual hoy disponemos especialmente a través de geles transdérmicos que en dosis adecuadas para la mujer produce resultados muy satisfactorios tanto sobre la libido como el deseo y orgasmo.

No tenga pudor ni temor en consultar si padece este problema antes de que se originen dificultades con su pareja. Hoy podemos disfrutar de una muy buena sexualidad hasta una edad muy avanzada. Solo hay que consultar y detectar el problema. Para eso estamos.