Interés general
Ginecología
Ginecología Inf.Juv.
Obstetricia
Clinica Médica
Nutrición
Salud Mental
Dermatología
 
Columna del Dr. José María Méndez Ribas |
Médico Ginecólogo |

HPV y Cáncer de cuello uterino: ¿son sinónimos?

El HPV o Virus del Papiloma Humano se transmite, en la gran mayoría de los casos, a través de las relaciones sexuales. Constituyen una familia de virus (más de 100) que tienen afinidad por la piel y las mucosas.
Según su capacidad de asociarse con el desarrollo de cáncer de cuello uterino, el HPV puede ser de dos tipos:

  • - De Bajo Riesgo: causa verrugas en los genitales externos, alrededor del ano, en la vagina y el cuello del útero. Son la mayoría de HPV.
  • - De Alto Riesgo: lesiones que si no son tratadas pueden llevar al cáncer de cuello uterino. Son la minoría de HPV

Ahora bien, para que se llegue a producir este carcinoma, además de la infección por HPV con virus de alto de Alto Riesgo, es necesaria la presencia de otros factores: elevado número de parejas sexuales que favorezcan el contagio, la toxina del cigarrillo que baja las defensas del cuello uterino, las relaciones sexuales no protegidas (uso de condón), el mal estado nutricional e inmunológico, persistencia de la infección más allá del año. De no mediar estas situaciones, el 70% de las infecciones por HPV suelen desaparecer espontáneamente

Por otra parte, entre la infección y la aparición del cáncer de cuello uterino transcurren generalmente alrededor de 10 años. Este tiempo es más que suficiente para su prevención a través de la realización periódica del Papanicolaou (Pap) y la colposcopía. Se trata de dos estudios que sirven para la detección precoz de lesiones ocasionadas por el HPV y de lesiones “pre-cancerosas”, lo que posibilita su posterior tratamiento y curación, ya que detectan las células infectadas.

Actualmente disponemos, además, de una vacuna dirigida a evitar la infección por los dos tipos de HPV de Bajo Riesgo y dos de los de Alto Riesgo más frecuentes. La vacuna está indicada en niñas y mujeres de 9 a 26 años, sin antecedentes de HPV, siendo ideal que no hayan iniciado aún relaciones sexuales.

Conclusión: respondiendo a la pregunta del título, podemos decir entonces, que HPV y cáncer de cuello uterino no siempre son sinónimos: se requieren otros elementos para que se desarrolle este carcinoma. El HPV es una condición necesaria pero no suficiente. Si bien ahora contamos con una vacuna para prevenir la infección por HPV, la detección precoz de enfermedades del cuello del útero a través del Pap y la colposcopía sigue siendo la herramienta más importante para preservar la salud de la mujer.