Interés general
Ginecología
Ginecología Inf.Juv.
Obstetricia
Clinica Médica
Nutrición
Salud Mental
Dermatología
 
Columna escrita por el Dr. Javier López
Médico Clínico
|
Dejar de fumar elimina en cinco años el riesgo de muerte precoz  

Los resultados son válidos para todas las grandes causas de mortalidad temprana

A los cinco años de dejar de fumar, las mujeres ya no tienen riesgo excesivo de muerte precoz. Sin embargo, puede llevarles décadas desterrar el daño respiratorio y liberarse del riesgo aumentado de cáncer de pulmón que adquirieron mientras eran adictas al tabaco.

Los resultados surgen de un estudio en más de 121.000 enfermeras norteamericanas cuyas historias clínicas fueron registradas a partir de 1976 y seguidas durante los años siguientes.

A pesar de que el estudio incluyó sólo a mujeres, otras investigaciones han encontrado que los hombres que abandonan el cigarrillo también obtienen beneficios comparables.

El trabajo halló que las mujeres que dejaron el hábito tuvieron una reducción del 13% en el riesgo de muerte por cualquier causa, incluyendo problemas cardíacos y vasculares, en los primeros cinco años. Después de 20 años, el riesgo de muerte por cualquier causa era el mismo para las que habían abandonado el cigarrillo que para las que no habían fumado nunca.

Para las muertes debidas específicamente a las enfermedades respiratorias, se registró un 18% de reducción entre los cinco y los 10 años siguientes al abandono. El nivel de los no fumadores se alcanzó después de 20 años.

Pero mientras hubo una reducción del 21% en el riesgo de muerte por cáncer de pulmón en los primeros cinco años, fueron necesarios 30 años para que ese riesgo extra desapareciera.

"Nuestros hallazgos indican que el 64% de las muertes ocurridas en los fumadores actuales y el 28% de las de fumadores pasados son atribuibles al cigarrillo", escribieron Stacey Kenfield, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, y sus colegas en el informe que se publicó en el Journal of the American Medical Association .

Y agregaron: "Dejar de fumar reduce los índices de mortalidad excesivos para todas las grandes causas de mortalidad examinadas".

El estudio también encontró que las mujeres que comenzaban a fumar más tarde en la vida tienen menos riesgo de muchas enfermedades de los pulmones y el corazón. Para los investigadores, es un dato preocupante, dado que estudios recientes muestran que los jóvenes se están haciendo fumadores a edades cada vez más tempranas.

Según el Programa Nacional de Control del Tabaco, una encuesta realizada en la población general mostró que el consumo en hombres es mayor que en las mujeres (38% vs. 27.6%). Sin embargo, un estudio realizado en 2003 en adolescentes de 13 a 15 años arrojó datos alarmantes: las adolescentes fuman más que los adolescentes (22,9% vs. 32,5% en Capital Federal, y 34% vs. 29% en la Pcia. de Buenos Aires).

Las mujeres sufren las mismas complicaciones por el consumo de tabaco que los hombres: enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades respiratorias crónicas, pero además sufren daños en los sistemas óseo y reproductivo.

En ellas, el tabaquismo es una de las principales causas de enfermedad coronaria. Las fumadoras tienen más riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares que los hombres y, entre los 45 y los 74 años, tienen el doble de riesgo de muerte que las mujeres que nunca fumaron.

Las mujeres que fuman también presentan mayor riesgo de sufrir derrame cerebral; especialmente si toman anticonceptivos orales.

El riesgo de muerte por cáncer de pulmón es 20 veces más frecuente entre las mujeres que fuman dos o más paquetes de cigarrillos diarios que entre las que no fuman.

La nicotina también disminuye los estrógenos, hormona esencial para el funcionamiento de los ovarios. El plazo necesario para lograr un embarazo para la mitad de las parejas es el doble entre los fumadores, respecto de las parejas en las que la mujer no fumaba mientras buscaba el embarazo.


Si desea recibir más información haga click aquí

 

Analizando las noticias en Salud - Prof. Dr. José María Méndez Ribas

Queda confirmado el daño de la nicotina sobre la salud. Lamentablemente, como se lee en el artículo, la mujer ha incrementado el hábito de fumar y esto además de dañar su estado cardiovascular afecta también la salud reproductiva de ella y el futuro bebé. En el CIM podremos ayudarla a dejar el cigarrillo.