Interés general
Ginecología
Ginecología Inf.Juv.
Obstetricia
Clinica Médica
Nutrición
Salud Mental
Dermatología
 
Columna escrita por el Dr. Javier López
Médico Clínico
|

El cuidado de la hipertensión arterial

El aumento de la presión arterial por encima de los valores considerados como normales (hipertensión arterial) es una de las enfermedades más comunes y uno de los factores más importantes del aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares (accidente cerebrovascular e infarto cardíaco).

La hipertensión arterial se define como los valores de presión de 140/90 mm de Hg o más, tomada en reposo y por lo menos en tres ocasiones separadas. Actualmente la presión arterial óptima se ha establecido en 120/80 o menor.

La creencia generalizada de que las personas mayores "tienen" normalmente valores más altos de presión no es correcta y aumenta el riesgo de sufrir accidentes cerebrales.

Se recomienda realizar el control de la presión arterial por lo menos una vez cada dos años en adultos jóvenes con valores normales.

A medida que aumenta la edad o hay otros factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares, el control debe realizarse una vez al año o más seguido.

En la mayoría de las personas, la hipertensión arterial no produce síntomas, es decir no se manifiesta durante muchos años, hasta que aparecen complicaciones u otras enfermedades asociadas a ella: daño en el riñón, enfermedad cardíaca, enfermedad neurológica, daño ocular, enfermedad en las arterias de las piernas.

Es por eso que es de suma importancia detectarla tempranamente para tratarla en forma adecuada y prevenir estas complicaciones.

Algunas personas manifiestan síntomas inespecíficos cuando tienen la presión elevada: dolor de cabeza, mareos, malestar, palpitaciones, somnolencia y otros. Si usted presenta alguno de ellos, conviene realizar un control de la presión arterial. Es conveniente que el control lo realice un profesional capacitado (médico o enfermera).

El médico será también el encargado de estudiar las causas de la hipertensión y otras alteraciones que pueden estar asociadas como aumento del colesterol, de la glucosa, o el exceso de peso.

En el CIM el tratamento del paciente con hipertensión arterial lo hacemos en forma interdisciplinaria. Incluye el tratamiento farmacológico que debe ser adecuado al paciente según su edad, el cual será indicado por nuestro Médico Clínico.

Otro pilar fundamental es un plan de actividad física regular y de alimentación bajo en sodio y grasas, que ayude a controlar la presión y a bajar de peso en los casos necesarios, y que será indicado por nuestra nutricionista.

Finalmente el médico ginecólogo se ocupará de evaluar el estado hormonal, cuyo equilibrio es importante para conservar una presión arterial en valores normales.


Si desea recibir más información haga click aquí