Interés general
Ginecología
Ginecología Inf.Juv.
Obstetricia
Clinica Médica
Nutrición
Salud Mental
Dermatología
Columna de la Dra. Mónica Ukaski
Médica Psiquiátra / Psicoterapeuta
|

Adicción a la Tecnología

Lejos quedaron los tiempos de la rayuela,de piedra, tijera y papel. Del hula, hula.Hoy los chicos tienen el mundo al alcence de su dedo. Literalmente. Ipads, notebooks, teléfonos celulares con acceso a Internet... Todo un universo de opciones que abonan la ilusión de estar siempre conectados, vinculados o hipervinculados. Con miles de ventanas al mundo donde siempre pasan cosas. Un mundo virtual que daña, en muchas ocasiones, las relaciones o los vínculos del mundo real.

El consumo compulsivo que nos impone el mercado, funciona como tapón de los deseos, falencias de los sujetos, evidenciando nuevas sintomatologías como las adicciones, los rasgos de carácter y los trastornos de la alimentación. El uso de la computadora de manera adictiva funcionaría como un quita penas, como un objeto completante. Su falla o ausencia genera angustia, revelando el agujero que cubre".

La adicción a las tecnologías, a las pantallas (cualquiera que sean), sería la consecuencia de este vacío y vendría a llenar un espacio:conectados, siempre pasa algo, siempre alguien está. Se genera una sensación de acompañamiento.

Los datos son impresionantes: un estudio de COM score delata que la Argentina es el país donde la población pasa más horas conectadas, hasta 26.3 horas por mes, cuando el promedio mundial es de 23.8, con una de las tasas más altasde penetración a Internet en la región.Pero ¿cuándo comienza la patología, la adicción? ¿A qué edad o cuándo hay que empezar a preocuparse?

Los expertos concluyen que la etapa más conflictiva puede surgir en la adolescencia, momento donde se termina de construir la identidad, "cuando hay fallas en la constitución de ésta, cuando se sienten solos, aislados de sus pares, sin contención familiar y con un déficit simbólico, que es el que permite desarrollar recursos para manejar la angustia, buscan rearmarse en la pantalla, construyen su mundo en la interconexión con emisores o juegos en red, suplen sus vacíos y calman la soledad con la pasión puesta on-line", comenta la Lic. Helman

Los chicos con adicción a la tecnología pueden ver afectada su vida escolar. Fracasan en el intento de parar o poner un off a su juego en red; pueden dejar de comer o quedarse despiertos toda la noche para seguir conectados. Por eso no siempre el sedentarismo que causan las nuevas tecnologías pueden devenir en obesidad: en muchos casos ocurre al contrario, se pierde el apetito o se deja de lado el acto natural y primario de comer.

Si detecta en alguno de sus hijos esta sintomatología, pida una entrevista en nuestra experta en Salud Mental, la Dra. Mónica Ukaski

 

 

Si desea recibir más información haga click aquí